Sprache

Schriftgröße

Martirologio

Porque eran amigos de Dios

En el año de la salvación de 1943,
en el año undécimo, cuando el seductor tenía poder sobre Alemania
en el año quinto, de la despiadada guerra,
en la tarde del día 10 de Noviembre
los capellanes Johannes Prassek, Hermann Lange y Eduard Müller
dieron su vida en la guillotina,
en aquella misma hora también,
junto con ellos, el pastor protestante Karl Friedrich Stellbrink,
porque como ellos, no quería seguir a ninguna otra persona más que a Jesucristo.
Ellos vivieron en medio de nosotros.
Amaron el esplendor de la creación, la luz de la verdad.
Amaron a nuestro país, el mar, las Iglesias antiguas de nuestra ciudad.
Amaron sobre todo a las personas, que les fuenron confiadas.
Amaron la vida en su plenitud, porque eran amigos de Dios.

Cuando las torres de Lübeck , testigos de la antigua piedad, fuenron desrumbadas,
Dios se complació construyendo nuevas torres, signos de la fe viva.
Entre muchos escogió a aquellos, que veneramos aquí.
Ellos caminaron sin temor y siguieron el camino de su vocación hasta el final.
Vivieron así entre nosotros:
dando los sacramentos ,incluso en contra de la prohibición de los poderosos.
Escuchando la confesión de aquellos, que sin derechos
y dispojados de su patria vivían entre nosotros.
Les dieron el Cuerpo de Cristo y bendijeron sus matrimonios.

Ellos nos precedieron:
Irradiando alegría sobre nuestras almas áridas y desesperadas,
porque habían puesto su confianza en Dios.
Proclamando la verdad en voz alta por medio de su predicación.
Cuando la mentira y el guardar silencio reinaban.
encendiendo la llama, cuando ellos mismos se encontraban en la oscuridad.
Salvando a otros, sin salvarse a sí mismos en una cuidad ardiendo.
Consolando, cuando ellos mismos necesitaban consuelo en la cárcel.
Alabando y ensalzando, mientras ellos eran despreciados.
Dando gracias, cuando les anunciaban su muerte.
Amando en medio del odio.
Ahora han llegado a ser nuestras torres indestructibles en nuestra cuidad de Lübeck.
Hacia quienes levantamos nuestra mirada y bajo cuyo ejemplo vivimos.
Bajo quienes buscamos protección, cuando algún insuperable peligro nos amenaza.

Gisela Maria Thoemmes
Traducción: Ute Große Harmann y María Esther Luengos Vega 

 

Martirologio © Fiebig

¿Qué es un martirologio?

Un martirologio es un registro de Santos, en que se encuentra los días de conmemoración de los Santos y los Beatos. Las primeras listas aparecieron en el siglo IV. En la liturgia de las horas, en los conventos se  anunciaban con ellos los días de fiesta y conmemoraciones. Más tarde se desarolló una forma solemne con unas breves indicaciones históricas sobra la vida y la muerte de los mismos.